Amazon MP3 Clips

jueves

ASERTIVIDAD

En la definición de Asertividad se indica que hay que ser amable y no agresivo, se dice algo así como "sentirse poderoso".

Sentirse poderoso no es atropellar los derechos de los demás, sino estar a gusto con uno mismo. Si aprendemos las técnicas de asertividad, precisamente veremos que no es necesario ser agresivo para darnos a respetar y es ahí donde radicará nuestro poder, porque podremos desenvolvernos y ayudar a otros siendo amables y logrando equilibrio en nuestras emociones, controlando las mismas. Lo que se convierte en punto débil de otros, para nosotros en cambio será una cualidad.

Algunas Técnicas Asertivas son:

Disco Rayado:

Ejemplo: "Soy una persona capaz de hacer las cosas bien"

Banco de Niebla:

Ejemplo: "Tienes razón en que sería bueno aprovechar esta rebaja y comprar, yo te avisaré lo que decida"

Aceptación Negativa:

Esta técnica nos enseña a aceptar nuestros errores y faltas, (sin tener que excursarnos por ellos) mediante el reconocimiento decidido y comprensivo de las críticas que nos formulan a propósito de nuestras características negativas reales o supuestas.

Aceptación Positiva:

Consiste en la aceptación asertiva de la alabanza que nos den (elogios, felicitaciones, etc...) pero sin desviarnos del tema central.

Ejemplo: "Es verdad, domino a la perfección esa herramienta, pero no voy a poder hacer el trabajo para mañana"



Ejemplos

PRACTICA

 Situación 1:

Un amigo acaba llega a cenar, pero una hora más tarde de lo que había dicho. No ha llamado para avisar que se retrasaría. Estás irritado por la tardanza.

Tienes estas alternativas:

1.      CONDUCTA PASIVA. Saludarle como si tal cosa y decirle “Entra la cena está en la mesa”.
2.      CONDUCTA ASERTIVA. He estado esperando durante una hora sin saber lo que pasaba (hechos). Me has puesto nervioso e irritado (sentimientos), si otra vez te retrasas avísame (conducta concreta) harás la espera más agradable (consecuencias).
3.      CONDUCTA AGRESIVA. Me has puesto muy nervioso llegando tarde. Es la última vez que te invito.

Situación 2:

Un compañero de trabajo te da constantemente su trabajo para que lo hagas. Decides terminar con esta situación. Puedes crear la situación preguntándole como lleva su trabajo o esperar a que el la cree cuando te pida otra vez a le ayudes haciéndole algo. 

Las alternativas podrían ser:

1.      CONDUCTA PASIVA. Estoy bastante ocupado. Pero si no consigues hacerlo, te puedo ayudar.
2.      CONDUCTA AGRESIVA. Olvídalo. Casi no queda tiempo para hacerlo. Me tratas como a un esclavo. Eres un desconsiderado.
3.      CONDUCTA ASERTIVA. Muy frecuentemente me pides que te eche una mano en el trabajo que te asignan, porque no te da tiempo o porque no sabes hacerlo (hechos). Estoy cansado de hacer, además de mi trabajo, el tuyo (sentimientos), así que intenta hacerlo tú mismo (conductas), seguro que así te costará menos la próxima vez (consecuencias).

Situación 3

Vas a un restaurante a cenar. Cuando el camarero trae lo que has pedido, te das cuenta de que la copa está sucia, con marcas de pintura de labios de otra persona. Se trata de llevarse bien con el camarero para que nos sirva bien, pero eso no es un buen servicio, podrías:

1.      CONDUCTA PASIVA. No decir nada y usar la copa sucia aunque a disgusto.
2.      CONDUCTA AGRESIVA. Armar un gran escándalo en el local y decir al camarero que como el servicio es asqueroso nunca volverás a ir a ese establecimiento.
3.      CONDUCTA ASERTIVA. Llamar al camarero y, mirándole a la cara y sonriendo, pedirle que por favor le cambie la copa.


Es muy importante que recordemos lo expuesto, pues a lo largo de nuestras vidas tendremos muchas ocasiones que nos pondrán a prueba. Tenemos que ser personas Asertivas.

miércoles

República Dominicana: MINERD somete proyecto para crear Red de Apoyo al Programa de Alfabetización de Adultos y Jóvenes

http://www.oei.es/noticias/spip.php?article7694

Tecnicas y dinámicas para trabajar en grupo

Hola aquí os dejo un texto que he encontrado sobre la operativa de trabajar en grupo, espero que os sirva.

¿POR QUÉ Y PARA QUÉ SE UTILIZAN LAS TÉCNICAS DE GRUPO?

Las dinámicas de grupo forman parte de la propia vida de éste. Siempre que se trabaje con un conjunto diverso de personas se desarrolla una dinámica determinada. Ahora bien, es necesario saber qué dinámica es la apropiada para trabajar con cada grupo ( según sus características) y para cada circunstancia. Porque no todas las técnicas son válidas para todos los grupos en todo momento.

En este sentido es interesante señalar cómo elegir la técnica adecuada:

Según los objetivos que se persiguen:
Según los objetivos varían. Para promover ideas y opiniones (Discusión); para tomar decisiones (Estado Mayor), para facilitar la participación (Philips 66); para promover las actitudes positivas (Riesgo); para la capacidad de análisis (Estilo de casos)

Según la madurez y entrenamiento del grupo: Para los grupos que empiezan hay que buscar técnicas más simples. A medida que el grupo evoluciona se utilizaran técnicas más complejas.

Según el tamaño del grupo:
En los grupos pequeños, hay más cohesión y seguridad. Por tanto, se llega fácilmente a un consenso. Se pueden utilizar “debates dirigidos”, pequeños grupos de discusión, “estidos de casos”.

En los grupos grandes hay menos cohesión y más intimidación. Se utilizará el simposio, panel. Y en caso de dividirse en grupos (Philips 66, Seminario,...)

Según el ambiente físico:
A la hora de elegir una técnica hay que tener presente las posibilidades del local y tiempos. Algunas técnicas (foro), requieren un espacio amplio. Unas técnicas llevan más tiempo que otras. Otras necesitan elementos auxiliares (pizarra, cassette, escenario,...)

Según las características de los miembros:
Los grupos varían según edades, niveles de instrucción, intereses, experiencias,... Así la técnica del riesgo será más valida para grupos de mayor edad. El debate dirigido para más jóvenes. Para un grupo apático, el Philips 66, despertará un interés mayor que el simposio.

Según la capacidad del animador o profesor:

Este debe ir capacitándose. Comenzará por técnicas más comunes en la enseñanza (discusión, seminario,...), e irá adentrándose en técnicas más complejas. El profesor procurará elegir técnicas de acuerdo a sus capacidades y aptitudes.

Las principales motivaciones que nos llevan a utilizar una técnica adecuada al grupo que animamos pueden ser:
Para crear confianza y lograr un buen clima de interrelaciones entre los miembros del grupo (equilibrio socio-emocional)
Para establecer la cooperación, haciendo saber a los miembros del grupo el valor del trabajo en equipo.
Para la etapa de eficiencia, es decir, para lograr mayor productividad en el logro de los objetivos propuestos.
Para estructurar, organizar y realizar las tareas, tomar decisiones... etc.
Para motivar a la tarea, e interesar al grupo en el trabajo que han de realizar.
Para resolver situaciones de conflicto, planteando críticas constructivas respecto al problema y aportando soluciones.
Para evaluar la propia marcha del grupo, situaciones o temas desarrollados...

martes

Como enseñar a través de los mitos....

El hecho de hacer uso de los mitos como recurso educativo no supone una alteración para la dinámica de funcioamiento del aula, todo lo contario, pretende ser una mejora, una expansión de posibilidades para que el alumnado pueda desarrollar sus capacidades. Como bien hemos indicado se busca un pretexto para trabajar contenidos, y éste lo encontramos en la atracción que las personas puedan sentir por las narraciones fantásticas que se proponen en los mitos. A partir de ahí, es el profesorado el que tiene que enlazar esos contenidos universales pero pretéritos con la actualidad que atañe al alumnado. Por consiguiente, podemos considerar las narraciones mitológicas y los mitos en sí mismos como herramientos didácticas que deben ayudar a la mejora de la enseñanza y al bienestar personal de alumnado y profesorado participantes en las tareas concernientes al mundo educativo.

lunes

LA ACTITUD DEL PROFESORADO


¿Tiene sentido pedir a los estudiantes la memorización de datos cuando existe un buscador en la Red como Google?

Con la abundancia de información procedente de tantas fuentes y actualizada de forma continua, ¿tiene sentido utilizar el libro de texto?

Con la cantidad de recursos disponibles en la Red para el que quiera saber de un tema, ¿sigue siendo el profesor ese único depositario del conocimiento?

David Warlick responde a la pregunta que muchos nos hacemos: ¿Qué necesitan los estudiantes para estar preparados para un futuro impredecible? La respuesta es enseñarles a enseñarse a sí mismos.

VIDA MEDIA DEL CONOCIMIENTO

Estoy leyendo el libro "Conectados en el ciber espacio" de Roberto Aparici, y que se nos ha incluido como temario el capítulo 5 para el chat del día 18 de Noviembre y me ha llamado mucho la atención el concepto de "Vida media del conocimiento" su significado es el lapso de tiempo que transcurre entre el momento en el que el conocimiento es adquirido y el momento en el que se vuelve obsoleto.

Pues bien si pensamos en todo lo que antes estudiamos y ahora ya no aplicamos nos preguntamos ¿Para que nos sirve todo lo aprendido? pues claro está, todo nos sirve en su momento dado para aplicarlo en las tareas cotidianas pero no significa que no debamos de seguir aprendiendo y continuamente reciclándonos.

La verdad es que yo recuerdo muchos amigos profesores que no saben ni encender un ordenador y otros compañeros de otras empresas a los que aveces les explico como ver el correo electrónico y enviar documentos adjuntos, pues yo no soy ninguna profesora en la materia, pero bien por mi interés por aprender o por el reciclaje que he realizado a lo largo de mi vida profesional, pues en casi 19 años que estoy en activo, habré estado en paro solo sobre 6 meses, y claro he tenido que trabajar, estudiar, llevar adelante a mi familia siempre compartiendo el trabajo de casa con mi familia, por supuesto que es un gran apoyo en mi vida y en mi andadura en esta mi necesidad del "sed de conocimiento", intento ayudar a la persona que me lo solicite en lo que yo pueda.

RINCON IMAGINATIVO

Allí un día
fuí,

y sobre todo
aprendí,

que todo
lo que ví,
y oí,

me sirvió,
para decir,

que nunca
fuí,

como allí
aprendí.